Son muchos los que prefieren comprar los muebles en Ikea porque son mucho más sencillos y económicos si se comparase con los muebles de grandes superficies como El Corte Inglés o Conforama. No obstante, actualmente se enfrentaba a un enorme problema de seguridad en algunos de sus modelos.

Tendrá que pagar 47 millones de euros

Según recoge el The New York Times, la firma IKEA se verá obligada a tener que pagar 50 millones de dólares, lo que son unos 47 millones de euros, a tres familias norteamericanas cuyos niños murieron después de que los muebles de la famosa empresa sueca cayera sobre ellos.

Pero, ¿cuál era el problema con estos muebles? No, no era un problema del producto, sino de las medidas de seguridad que se deben tomar en el uso de este mueble. Curren Collas, Camden Ellis y Ted McGee son las tres familias que acudieron a la justicia cuando debido a las escasas medidas de seguridad tomadas con las cómodas de la línea Malm de Ikea murieran por que estos muebles eran inestables.

Ikea tendrá que pagar 50 millones de dólares por no cumplir con los estándares de seguridad en uno de sus muebles

Según alegaban los abogados de la familia, el diseño inseguro de los muebles hacía que fueran inestables y que Ikea se negó a cumplir con los estándares de seguridad nacional para estos productos. “Estas muertes se habrían evitado si Ikea hubiera hecho aparadores que cumplieran con la norma nacional”, dijo uno de los abogados de la familia.

En junio, la firma anunció que retirará de EEUU y Canadá 29 millones de cómodas de la línea Malm después de la muerte de varios niños aplastados al venirse abajo estos muebles. No obstante, España estos muebles van a seguir vendiéndose.

Según informa un estudio realizado por el New York Times, en Estados Unidos muere un niño cada dos semanas por una accidente doméstico con muebles, una cifra un tanto preocupante.

Dejar respuesta